_________________________________________________________________

Coercion - Delete


COERCION. Delete. Perverted Taste Records. 1999.

Cuando se pertenece a una escena en la que abundan las buenas bandas resulta muy difícil destacar, y esto es lo que parece haberle sucedido a Coercion, una agrupación que, a pesar de sus buenas condiciones, no llegó a destacar de la misma forma que otras bandas de su país. Hay, por decirlo así, una lucha de exigencia que, aunada a cientos de otras circunstancias, cierra y abre caminos al margen de las propias capacidades, dando prestigio a algunos nombres y sentenciando a muchos más a un segundo plano. Lo cierto, sin embargo, es que la música de estas bandas "desdeñadas" también puede disfrutarse por sí misma, es decir, no como correlato de otras, en este caso, por ejemplo, de Grave, Dismember o Emtombed, sino como una apuesta que vale por ella y que, incluso, llega a desarrollar elementos de verdadera impronta personal.

Por lo que concierne al segundo álbum de Coercion, llamado simplemente Delete (1999), esa impronta radica, sin duda, en el equilibrio: todo lo incluido en el disco se filtró para depurar los excesos, y tal ponderación le dio hasta tal punto un sello de unidad que resulta digno de crédito. Hay proporción en la velocidad -que recorre todas las posibilidades sin dar prioridad a alguna-, también en la extensión de las letras -claras y precisas en todo momento-, en la composición musical -que sin renunciar a la pesadez del Death Metal toma a bien incluir melodías más cercanas al sonido gotemburgo-, y hasta en la calidad técnica -puesto que pueden hallarse en las canciones excelentes muteos, solos, despuntes de bajo o batería, inflexiones sorprendentes de la gutural, etcétera, pero todo ello sin llegar a ir en contra de lo orgánico-.

De este modo, Coercion posee, de base, el tradicional sonido sueco, con esa ecualización amplia de medios que da tanto cuerpo, pero, de ahí en adelante, es una banda que sabe encontrar lo integral, y esa es una cualidad que permite que su música se enriquezca y que todo Delete suene firme. A lo mejor, si las guitarras hubiesen escapado un poco al paralelismo en que trabajan casi siempre, el álbum hubiese alcanzado un mayor nivel, pero aun este punto es comprensible si se tiene en cuenta que solo formaban la banda tres miembros. Por último, mención aparte deben recibir las letras de Coercion que reflexionan permanentemente sobre la condición humana desde lo individual, formulando posiciones frente a la vida que dejan ver claramente los sentimientos: "Life is my prison / to escape means sucicide" o "staring at my reflection / an image I don't recognize / I'm stranger to myself".

Delete fue grabado durante junio de 1998 en los Soundlab Studios de Suecia, y tanto de la mezcla como de la edición general tomaron parte nombres tan reputados como Peter In de Betou -Arch Enemy, Borknagar, Dark Funeral, Dark Tranquility, Dimmu Borgir, Enslaved- y Dan Swanö -Ancient, Edge of Sanity, Asphyx, Katatonia, Diabolical Masquerade-. El disco fue prensado por el sello alemán Perverted Taste y a la fecha es la única versión que existe del mismo, descotando la edición promocional. La presentación en general es positiva, y el cuadernillo incluye las letras de las canciones, los agradecimientos y las fotografías de los miembros de la banda. Después de la edición de Delete, Coercion lanzó un EP en el año 2003, titulado Lifework, y un par de años más adelante la banda empezó a dejar de figurar hasta desaparecer completamente.

RANK: 8/10

Black Candle - Nightfire


BLACK CANDLE. Nightfire. Pagan Winter Productions. 1999.

Hablar de Black Candle resulta interesante no tanto por la calidad de su música, a todos ojos discreta, sino, ante todo, por su lugar de procedencia. En efecto, no es mucho lo que usualmente se conoce acerca de la escena de Luxemburgo, de suerte que el saber que la banda es originaria de este pequeño país y que, además, es una de las primeras en haber practicado Black Metal allí junto a grupos como Proelium y Donkelheet, genera inquietud. Lastimosamente, como se dijo, ese interés se diluye una vez se conoce la música de la banda que no llega a tener algo que permita desligarla del tronco que la hermana con cientos de miles de bandas alrededor del mundo y que, en su caso particular, la aproxima en sus pasajes más lentos a Carpathian Forest y en sus descuelgues de velocidad a Dark Funeral.

Formada en 1994, Black Candle editó al cierre de esa década la obra Nightfire (1999), considerada por algunos como un EP, debido a su corta duración -apenas un poco más de 28 minutos-, y por otros como un CD, formato más acorde al número de sus canciones -un total de 9-. Con todo, ya sea que se tome como lo primero o como lo segundo, Nightfire no llega a desplegar algo distinto a un Black Metal de las más pura línea europea de los noventas, con riffs básicos y sostenidos, una velocidad predominantemente media y los tradicionales desgarros vocales; un sonido que filtrado por una grabación también austera, no puede apartarse de lo primitivo y, curiosamente, tampoco de lo delgado, acaso producto de la simplicidad de las guitarras o la linealidad que sigue la batería en cualquiera de los tiempos que maneja.

Por momentos, es verdad, Black Candle acentúa bien sus tiempos y gana vitalidad con el hecho de que se alternen las vocales tres miembros de la banda, pero todo termina regresando a la sobriedad: las guitarras, porque sus lances de solos son de exigencia mínima (como en "A Strange Vision" o "The Battle Stone"); las vocales, porque aun ejecutadas con corrección no llegan a tener una modulación que las singularice; y los pasajes que abren y cierran el disco, puesto que contienen los mismos elementos de muchos otros álbumes: guitarras limpias, sonido de lluvia o de rituales. Acaso sea el hecho de que algunas canciones estén compuestas en luxemburgués lo que dé a Nightfire esa pequeña distinción que, aun mínima, mantiene el interés de quienes se acercan al álbum alertados por el contexto al que antes nos referimos.

Nightfire fue grabado en apenas 2 días a finales de agosto de 1998, y un año más tarde fue lanzado por el pequeño sello alemán Pagan Winter Productions, propiedad de Machosias (baterista de Old Pagan y, por supuesto, de Pagan Winter). Como muchas otras piezas contemporáneas del underground, el diseño del álbum es muy sencillo: su cuadernillo es de apenas una hoja y no incluye las letras de las canciones -cuyo enfoque, sin embargo, por deducción puede vincularse a la exaltación de la oscuridad propia de la naturaleza y el ser humano-. Lo que sí se encuentra en el booklet es una lista considerable de agradecimientos a otras bandas, entre las que cabe destacar a Enslaved y Mysticum. A la fecha solo existe una reedición de este título realizada en TAPE por el sello Terror Cult Productions

RANK: 7/10 

Exhumed - Gore Metal


EXHUMED. Gore Metal. Relapse Records. 1998.

Fueron ocho años los que tuvieron que transcurrir desde la formación de Exhumed en 1990 hasta la edición de su primer disco, Gore Metal y, sin duda, ese largo periplo, caracterizado por el lanzamiento permanente de Demos y Splits, permitió a la banda pulir su propuesta hasta alcanzar algunos visos de originalidad. Ciertamente, habrá mucho en este álbum que todavía pueda asociarse con el trabajo de Carcass o la entonces naciente Aborted, pero por lo menos en lo que corresponde al ensamble general, Exhumed no se muestra del todo sometida a las influencias. Incluso, el declarativo título del disco ya plantea su deseo de instaurar el nombre para un sonido en el cual confluyen, por un lado, lo grotesco de las líricas Gore y, por otro, la pesadez propia del Metal.

Esto significa que, aunque Gore Metal sea una pieza viscosa, pues su esencia es el Grind, no se reduce a un álbum más de este estilo. Exhumed lo provee de una impronta personal, primero, combinando una serie de vocales que, ya sea trabajando alternadas o paralelas, no permiten que merme nunca el fragor; y, segundo, construyendo una armonía que capta la densidad del Death Metal sin perder la virtud de la melodía: la prueba de esto se encuentra, por ejemplo, en el balance de los solos, algunos concebidos desde el tradicional juego norteamericano del trémolo (tipo "Limb from Limb") y otros con el sello indiscutible de la escuela sueca (como el de "Emucleation"). Esto, amén de una producción impecable y un ajustado control de las distorsiones, constituye, como decimos, el apartado que hace destacar el álbum.

Es por esto que Exhumed, aun siendo una banda arquetípica del Grind, tiene un sentido más desarrollado de la melodía que otros grupos y, en su caso, esto se traduce en pesadez técnica. A lo mejor es esta misma condición la que permite ese punch tan peculiar que tiene la batería en algunos temas (v. gr. "Deathmask") y que, no solo le da un tinte más thrasheado a los ritmos, sino también más ganancia a su agresión. Por otra parte, las canciones, aun siendo cortas, desarrollan letras amplias que versan sobre enfermedades, anatomía y putrefacción, y que encuentran en la variedad tonal una viveza única; hay en ellas un desfile de todo aquello que resulta desagradable a la vista, apelando -también esto hay que decirlo- a algunos clichés: "vaginal excrements fume and funk / the stench of festering menstrual discharche / the wafting odour tortures my nasal passage / the glistening cunt wet with blood".

Gore Metal fue grabado en julio de 1998 y mezclado por James Murphy -Cancer, Death, Konkhra, Obituary, Testament- apenas un mes después. La Relapse Records fue la encargada de la primera edición en CD, si bien más tarde fue lanzada otra versión en LP a través del sello alemán Morbid Records y otras ediciones prensadas por Mazzar y Mutilation Records. El arte del álbum, como se observa, encaja perfectamente con el contenido lírico, además de ser muy propio de la estética que siempre ha gustado manejar Exhumed. El cuadernillo incluye las letras de las canciones y los datos de grabación, todo impreso sobre papel 100% profesional. Recuérdese como punto adicional que el disco contiene un cover del tema "Sodomy and Lust", original de Sodom, que denota, de algún modo, lo que antes señalamos sobre la influencia Thrash.

RANK: 8/10

Funereal Moon - Goat of the Necro Abyss


FUNEREAL MOON. Goat of the Necro Abyss. Utterly Somber. 2011.

La advertencia que aparece en el cuadernillo de este EP, según la cual sus cuatro temas fueron grabados durante sesiones de ensayo y no se retocaron después, se cumple cabalmente y, en consecuencia, Goat of the Necro Abyss (2011) presenta 28 minutos de Black Metal radical y primitivo que habría de escucharse "tan fuerte como para hacer que nuestros oídos sangrasen". No hay aquí ni arreglos ni mejoras de estudio, y tampoco teclados o recursos que estilicen la música, de manera que nos enfrentamos al caos de Funereal Moon tal y como si lo tuviésemos enfrente y hubiésemos de asumir en carne propia la invocación abismal que esta representa. Sin treguas ni moderaciones, sin algún resquicio a través del cual poder escabullirse, el EP hace ciertamente honor a su título, hundiéndonos en las simas más negras e insondables.

Es verdad que al inicio de cada canción se incluyen unos pequeños cortos a modo de introducción, pero ni estos contienen algún mensaje consolador, ni a ellos se regresa una vez la banda ha empezado a descolgarse: el martilleo de la batería no admite dilaciones y cae tan vertiginosamente que es inevitable que abruma y aturda; asimismo, la guitarra, ajena a cualquier viso de técnica o virtuosismo, recorre solamente las zonas más oscuras que anuncian el encuentro con lo diabólico. Por si fuese poco, el restallido de las vocales, unas veces de manera fúnebre-ritualística y otras vituperante, comunican la apertura del Averno y nuestra caída inexorable en él. Todo Funereal Moon se muestra inconmovible y cada pasaje de sus canciones, cada recurso puesto en ellas posee, un poco por hablar en el tono en que lo haría Baudelaire, el sello de la música condenada.

Unas veces en inglés y otras en español, Funereal Moon complementa el sentido abisal que ya expresa su música: Goat of the Necro Abyss es un acto declaratorio con el que la banda pretende invocar las fuerzas más oscuras y aberrantes, pero, no como entidades exteriores al ser humano, sino como realidades que viven en nosotros mismos: en lo macabro de nuestros pensamientos, en la entrega mística al satanismo, en la experiencia del pecado o en la violencia contra el cuerpo y la moral. De esta manera, las letras de la banda van conjugándose perfectamente con la sombría sonorización que tienen por fondo y, así, la sensación que tenemos al escucharlo todo no es de rapto artístico, sino de arrastre, de desgarramiento, de caída en los círculos más profundos del infierno.

Goat of the Necro Abyss fue lanzado en el año 2011 por el sello Utterly Somber, siendo esta la única versión que existe a la fecha del EP. El diseño del cuadernillo en rojo y negro (la sangre y lo oscuro, diría Stendhal) y las gráficas siniestras que lo acompañan, rematan muy bien el concepto del mismo. Se incluyen en el EP las letras de las canciones, los agradecimientos, y una dedicatoria a Jeff de la agrupación Bloodasoaked y Antonio de The Chasm. Antes y después del lanzamiento de este título, Funereal Moon ha editado un número importante de producciones que transitan el mismo estilo negro y macabro, si bien durante los primeros años de la banda, su música tuvo un enfoque mucho más ambiental.

RANK: 7.5/10

Maggot Colony - When the Night Has Come



MAGGOT COLONY. When the Night Has Come. Darkem Distribution. 1998.

El nombre de esta agrupación podría indicar que se trata de un proyecto de Grind con temática altamente corrosiva. Sin embargo, salvo por el hecho de que Kano -su baterista- también hizo parte de la banda Extreme Masturbation a inicios de los noventas, no existe relación alguna entre Maggot Colony y aquel género. Por el contrario, lo que destaca en este grabación, titulada When the Night Has Come (1998), es la apertura hacia una zona en la que se cruzan el Melodic Death, el Doom y algunos trazos de Dark Metal. Quien no conoce la banda, puede hacerse una idea de ella enterándose de que realiza un cover de la famosa canción "The Sleeping Beauty" de Tiamat, pero, con todo, lo cierto es que, como se indicó, lo que destaca principalmente en su trabajo es la amalgama de vertientes mezcladas y no su parentesco con alguna banda conocida.

Para Maggot Colony el sostén musical se encuentra en lo melódico, no en vano participan en su consecución tres guitarristas, quienes a través de logrados pasajes acústicos, el uso constante de armónicos y la ejecución de riffs sostenidos y largos -a modo de solos-, logran que cada tema tenga un horizonte particular y fluya en todo el TAPE un sentido artístico. La propuesta, por otra parte, se complementa en When the Night Has Come con unos teclados oscuros que en ciertos temas -como "Moon Embrace"- llegan a ser, incluso, protagónicos, y una batería que, si bien solo se descuelga por momentos, sabe cómo nutrir los pasajes lentos para que su participación no se torne adormecedora y pueda llegar, como ocurre al final de la citada "Moon Embrace", a abanderar solos de cariz más fausto.

La grabación del TAPE lastimosamente no es la mejor y, aunque la música se siga sin contratiempos, las vocales de Tagua se ven afectadas, pues se pierden detrás del conjunto. De ellas apenas puede destacarse que se inclinan más por un rasgado rocoso que por aquello que constituye propiamente una gutural; así, la sensación que despiertan es sombría y turbia, características que empalman acertadamente con la perspectiva lírica que maneja Maggot Colony, a saber, la magia de la naturaleza y el modo como ésta es representada en nuestra vida consciente e inconsciente. No se trata, claro está, de un desarrollo de proporciones teóricas, pues, de las 7 pistas de la Demo, 2 son instrumentales y las otras dan mucho más espacio a la melodía que a las vocales, con lo cual el mensaje de la banda apenas llega a ser transmitido.

When the Night Has Come fue lanzado originalmente por el sello Holocaust Productions en 1998 en una versión enumerada a mano, grabada en cassette TDK y con booklet fotocopiado. Ese mismo año, apareció otra edición, prensada en Colombia por el sello Darkem Distribution -que es la que se muestra en la fotografía-, la cual contó con una mejor calidad en lo que respecta al cuadernillo y el TAPE. Ambas versiones contienen las mismas canciones, aunque se encuentran enlistadas de manera diferente. Se incluye dentro de la información, en una y otra versión, los agradecimientos, los datos fonográficos y una fotografía de la banda. Maggot Colony parece está inactiva desde finales de los noventas, y es poca la información que de ella puede recabarse a razón de la existencia de otras tres agrupaciones -en Taiwán, Indonesia y Estados Unidos- con el mismo nombre.

RANK: 8/10